Ayuda

Internet es una herramienta que basa su fuerza en la capacidad sorprendente que ofrece para facilitar y compartir información.

Pero conviene acercarse a este fenómeno con precaución: no todo lo que se publica es válido. Internet es útil en tanto se tiene la capacidad de discernir lo que es información veraz de lo que resulta un bulo, un error bienintencionado o simple propaganda. No todo vale, ni todo está suficientemente contrastado. En una sociedad de titulares, en la que los periódicos editados en papel envejecen a las pocas horas de ser impresos, en la que se procura esquematizar hasta los cuentos que contamos a los niños, la pausa es un bien precioso por raro. Y la experiencia un valor en desuso.

Este ámbito, que hemos denominado “ayuda”, es, o al menos ello pretende, un reducto de sabiduría en el universo de la traducción. En este lugar sin prisas nuestros traductores más experimentados aportarán, de manera desinteresada, el valor de su bagaje en forma de consejos, reflexiones o respuesta a dudas planteadas por jóvenes traductores. No son infalibles, pero 40 años de ejercicio pesan mucho. Es una vida de destreza y erudición la que se vuelca en estas páginas. Es un regalo de un valor incalculable.

Además, nuestros clientes contarán con un espacio propio, en el que recibirán respuesta a las preguntas más comunes que plantea el mundo de la traducción, muy particularmente todo lo que tiene que ver con los trámites administrativos, a menudo confusos, en los que se ven inmersos. Legalizaciones, tratamiento de la documentación, fases de procedimientos, teléfonos y direcciones principales… esperamos que estas páginas les resulten útiles.

Todos los hombres que no tienen nada que decir hablan a gritos~Jardiel Poncela