Escribir es robar vida a la muerte

Escribir es robar vida a la muerte

Escribir es robar vida a la muerte