Sólo hay mundo donde hay lenguaje

Sólo hay mundo donde hay lenguaje

Sólo hay mundo donde hay lenguaje