El hombre que no sabe sonreír no debe abrir la tienda

El hombre que no sabe sonreír no debe abrir la tienda