Tradux Ideario

En los últimos años han florecido usos profesionales de dudosa honradez. Tenemos la absoluta certeza de que el tiempo pondrá a cada uno en su lugar. Ya lo está haciendo. Pero hoy, más que nunca, creemos necesario insistir en la defensa de unas prácticas deontológicas claras y firmes, que nos sitúen donde queremos estar: entre los auténticos profesionales de la traducción.
Hay cabida para todos, los que llevamos desde los comienzos y los que inician su carrera; nos necesitamos los unos a los otros. Pero es preciso que defendamos la honorabilidad de nuestro trabajo, de una profesión difícil, la de traductor, que se domina tras muchos años de esfuerzo, y que exige una dedicación constante y muy sacrificada. No es lugar para perezosos ni para el acomodamiento; tampoco para imaginativos empresarios que suplen con tecnología y oropel la falta de experiencia, que buscan resultados inmediatos en su cuenta de resultados y, a menudo, aprovechan en su beneficio la difícil situación de los recién licenciados explotándolos y alterando los precios del mercado. Una vez más, auguramos que con ellos el tiempo actuará de manera inexorable.
Pero hoy, más que nunca, desde la perspectiva que ofrece el ser la agencia más antigua de Madrid, hemos creído conveniente establecer un código de buena y mala conducta que ayude a dar sentido y contenido a nuestro ideario.
Así es como nos definimos.

Buena praxis. Qué hacemos

  • La gran mayoría de nuestros traductores tienen una experiencia que supera los 10 años.
  • Todos nuestros traductores, incluso los más experimentados, someten su trabajo a un proceso de revisión por una tercera persona.
  • Es norma en Tradux que todos sus traductores cobren a principios de mes por los trabajos realizados.
  • Todos los trabajos los realiza un traductor a su idioma materno.
  • Nuestros precios son ajustados y competitivos, por debajo de la media del mercado.
  • Nos atenemos escrupulosamente al número de palabras que resulta de la traducción.
  • Si consideramos que no es necesario traducir un documento, informamos de ello al cliente.
  • No cobramos por entregar una copia de una traducción anteriormente realizada. Sólo cobramos las copias juradas.
  • Ponemos el mismo interés y empeño en todos nuestros trabajos: todos nuestros traductores son fiables, y todos nuestros clientes importantes.
  • Nuestros colaboradores firman cláusulas de confidencialidad.
  • No cobramos urgencias, salvo casos muy excepcionales.

Mala praxis. Qué no hacemos

  • No nos dedicamos a otro negocio que la traducción. No somos gestores, ni organizamos eventos, ni nos dedicamos a la enseñanza.
  • No utilizamos becarios ni estudiantes para que realicen las traducciones.
  • Nadie ha realizado jamás una traducción para Tradux sin cobrar por ello.
  • Sólo empleamos traductores.
  • Respetamos a los clientes de otras agencias. Por ello nos confían sus trabajos más difíciles.
  • No utilizamos software de traducción automática.
Se tiende a poner palabras allí donde faltan las ideas~Goethe