Tradux Historia >> Evolución

La década de los 80 es fundamental si se quiere entender las características del Tradux actual.

En primer lugar, la empresa pasa a tener una forma societaria. Se constituye en efecto una Sociedad de Responsabilidad Limitada, que tiene a Antonio Carrillo Robles como accionista mayoritario y Administrador Único.

Se contratan empleados que acabarán siendo pilares fundamentales en la consolidación de Tradux. Muy especialmente, Fermín González en el departamento de contabilidad y Begoña García en gestión de trabajos y atención al cliente. La voz de Begoña será, a partir de ese momento, la voz de Tradux.

Nuevos traductores colaboran con Tradux, profesionales como Luis Iñigo Quiroga, traductor de francés, portugués, alemán e italiano y socio de Tradux, Ángel Segado, Traductor Jurado de inglés, italiano y portugués e Ingeniero Superior en Telecomunicaciones, Gordon Burt, licenciado por la universidad de Wellingtong y reputado traductor al inglés, Iñigo Carrillo Tundidor, traductor técnico y Jurídico del inglés y francés o Valérie Guilbert, traductora al francés jurídico y técnico. El plantel total de traductores colaboradores supera ya los 40 profesionales, abarcando así todos los idiomas.

La empresa consigue contratos de enorme importancia, como el encargo de traducir todos los resúmenes de patentes que recibe la Oficina Española de Patentes y Marcas. Su número anual es de 25.000, con un volumen de más de 3.000.000 de palabras. La carga de trabajo aumenta de manera considerable, lo que hace necesario, una vez más, realizar un importante esfuerzo inversor.

Se reforman completamente las oficinas y se dota al equipo de Tradux de las últimas tecnologías en materia informática y telecomunicaciones. Con el tiempo, todos los ordenadores pasan a funcionar en red, y se renuevan cada dos años todos los elementos tecnológicos: Tradux participa en una carrera en la que pretende seguir en cabeza.

El nuevo milenio supone un cambio en la gerencia de Tradux, que pasa a manos de Antonio Carrillo Tundidor, abogado experto en gestión empresarial por el ICADE y la EOI. Su llegada provoca algunos cambios: se optimizan los cometidos de los colaboradores y se consensúa un programa de Calidad Total, que pretende aumentar la competitividad de la empresa en un entorno cada vez más dinámico.

Se produce un cambio generacional a todos los niveles: Borja Carrillo Tundidor, Técnico Superior en Administración y finanzas, se pone al frente del Departamento Financiero y comparte las labores de Gerencia con Antonio Carrillo. Marcos Mendieta, abogado, se hace cargo del Departamento de Administración y Coordinación de Proyectos. Estas dos incorporaciones cambian definitivamente la fisonomía de Tradux: se adquieren herramientas que permiten el uso de internet de alta velocidad, se presenta una página web propia y se rediseña y actualiza la imagen comercial.

Un lustro más tarde, el año 2011 es un momento de crisis internacional que exige una respuesta decidida, innovadora y valiente por parte de las empresas. Tradux aumenta su facturación durante 2010, y logra incorporar nuevos e importantes clientes. Pero, lejos de acomodarse, asume, una vez más, un nuevo esfuerzo por estar en la vanguardia tecnológica y de gestión. Y todo vuelve a ser distinto, para seguir siendo igual. Se adquieren nuevas herramientas de Gestión y se actualiza todo el sistema de comunicaciones, tanto a nivel interno como externo. Hay una nueva página web, nuevos servicios y nueva imagen.

La voz de Begoña García es ahora la voz de Marcos Mendieta, las cuentas de Fermín González son ahora las de Borja Carrillo. En el 2012 se refuerza la plantilla para poder atender la carga creciente de trabajo, surgen nuevos retos, y Tradux está presente y atento, como hace 60 años, ofreciendo un servicio siempre de calidad. Nos anticipamos al futuro con la confianza de saber qué terreno pisamos. Nuestra experiencia nos avala. Nuestra ilusión renovada nos empuja a ello.

 

La literatura está llena de cosas inútiles absolutamente necesarias~Rosa Montero